Una galaxia en plena «edad oscura»

Gracias al fenómeno conocido como «lente gravitacional», mediante el cual una gran acumulación de materia (como un cúmulo de galaxias), desvía la luz que proviene de objetos más distantes, concentrándola (como haría una lente), astrónomos de la Universidad Johns Hopkins y de la Universidad de California, Santa Cruz, han descubierto una galaxia que se halla nada menos que a 12800 millones de años-luz de distancia, es decir, apenas 700 millones de años después del Big Bang. Esto la sitúa en plena «edad oscura», una época que empezó unos 400000 años tras el Big Bang y en la que el Universo estaba lleno de nubes de materia primordial fría (básicamente hidrógeno y helio), que formaban una especie de densa niebla a partir de las cuales empezaron a formarse las galaxias. Durante la «edad oscura» se produjeron los primeros episodios masivos de formación estelar que fueron calentando y disipando las frías nubes de hidrógeno, finalizando así esta etapa poco conocida de la evolución del Universo cuando éste alcanzó la edad de unos 1000 millones de años.

Para hallar esta galaxia, denominada A1689-zD1, los autores del trabajo han empleado imágenes y datos obtenidos con los telescopios espaciales Hubble y Spitzer. Debido al gran desplazamiento al rojo de su luz (z entre 7 y 8), el objeto no aparece en imágenes en luz visible del cúmulo de galaxias Abell 1689 (que se encuentra a «sólo» 2200 millones de años-luz) obtenidas con la cámara ACS del telescopio Hubble, pero sí en imágenes infrarrojas obtenidos con la cámara NICMOS, y especialmente en las obtenidas con el telescopio Spitzer. El efecto de lente gravitacional hace que el brillo de esta galaxia aumente unas 10 veces, pudiendo así ser detectada por los telescopios.

El detalle que permiten ver las imágenes sugiere que A1689-zD1 está sufriendo un intenso episodio de formación estelar en una región de unos 2000 años-luz en la que se agrupan centenares de millones de estrellas masivas. Se estima que la galaxia en conjunto tiene una masa de apenas unos miles de millones de masas solares, mucho menor que la de nuestra Galaxia, lo cual es típico de un objeto tan distante.

El cúmulo de galaxias Abell 1689 actúa de lente gravitacional para la galaxia A1689-zD1, mucho más distante /NASA, ESA and L Bradley (JHU), R Bouwens (UCSC), H Ford (JHU) y G Illingworth (UCSC)

About Miguel Martín San Vicente

Aficionado a la Astronomía desde que tiene memoria, ha seguido con interés los avances de esta ciencia durante las últimas cuatro décadas. Especialmente interesado en la Historia de la Astronomía, la exploración del Sistema Solar y la astrofísica estelar y galáctica. Miembro de la Asociación Valenciana de Astronomía y de l'Associació Astronòmica de Torroja, colabora activamente también con el Grup d'Astronomia del Centre de Lectura de Reus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation